El Valle de Roncal, acurrucado en los brazos de los majestuosos pirineos, se encuentra el valle más oriental del viejo Reino de Navarra, lleno de historia y leyendas. El Valle de Roncal está situado en la frontera con Francia y Aragón, donde la leyenda cuenta que en el monte más alto, la Mesa de los Tres Reyes (2.438 m.) podían comer los Reyes de los 3 reinos en una misma mesa y cada uno sentado en su propio reino.

Es el más alpino de los valles navarros con su cabecera más montañosa: Belagua y las montañas circundantes. La meseta de Larra constituye uno de los parajes kársticos más impresionantes de Europa. Belagua es el único valle glaciar existente en Navarra, formado hace miles de años por una de las lenguas de hielo que partían del glaciar de Larra.

Está formado por 7 villas: Uztárroz, Isaba, Urzainqui, Roncal, Garde, Burgui y Vidángoz, con sus iglesias, ermitas y museos donde se recoge la Historia y las historias de las gentes que han tenido el privilegio de vivir en estas tierras.

Isaba es la villa más numerosa (500 h.) asentada al pie de la peña de Ardibideguinea y cerca de Ezkaurre. Es un paisaje pintoresco.